Saltar al contenido
Guía de Lanzarote

Los Charcones

Playa de los Charcones

Los Charcones, piscinas naturales de un hotel abandonado

Las playas en Lanzarote son simplemente una belleza. Desde playas salvajes hasta playas muy tranquilas en dónde pasar un rato, sin embargo, esto no es lo único que podemos encontrar en Lanzarote. También tenemos la suerte de encontrar increíbles bellezas naturales como es el caso de los Charcones un conjunto de piscinas naturales hermosísimas con aguas cristalinas en las cuales relajarse.

Cómo llegar a los Charcones

Para llegar a los Charcones, la mejor opción es comenzar en Playa Blanca, desde este núcleo turístico deberás bordear en coche la Montaña Roja por la transversal de Playa Blanca. El recorrido dura unos 6 o 7 minutos, incluso menos, pero es recomendable andar con cuidado debido a la cantidad de baches que hay. A poder ser es recomendable ir en un vehículo alto, una vez llegado al hotel abandonado que se encuentra a la izquierda del camino, sólo deberás caminar unos 20 metros adentrándose vía al hotel y allí encontrarás las primeras piscinas naturales.

También está la opción de ir a pie desde el Faro de Pechiguera. Sólo deberás ir caminando por la costa en dirección norte, tardarás alrededor de una hora o hora y media y podrás apreciar la belleza del paisaje con el sonido de las olas rompiendo.

Características de los Charcones

Lo primero que debes tener en cuenta es que es recomendado llevar un calzado adecuado. Ya que es una zona muy rocosa, y deberás bajar unos pequeños riscos para finalmente poder llegar a las bellas piscinas naturales. Este conjunto de piscinas naturales se encuentran protegidas contra la marea por lo que evitan un riesgo de ser arrastrados hacia el fondo, eso sí, debes tener cuidado de no adentrarte mucho en el mar, o la marea te podría arrastrar hacia el fondo. En cuanto a las piscinas naturales, estas son tranquilas, de aguas transparentes perfectas para el snorkel. Es una gran opción para relajarse y disfrutar del paisaje mientras te sumerges en sus aguas cristalinas.

La tranquilidad también la ofrece su soledad, y es que debido a la dificultad del camino para llegar y principalmente a la cantidad de baches que hay, no siempre encontrarás gente. De hecho, es muy difícil que te encuentres con más de 25 bañistas en este lugar paradisíaco.

Listado de las mejores Playas de Lanzarote