Saltar al contenido

Parque Nacional de Timanfaya

Si tuviera que elegir una única excursión en mi estancia en Lanzarote. Posiblemente, yo elegiría la visita al Parque Nacional de Timanfaya. Y si quieres toda la información para visitar este paraje maravillo sigue leyendo estas líneas.

El Parque Volcánico de Timanfaya es la atracción turística más popular de Lanzarote. Cada año, cerca de un millón de personas visitan este paisaje de lava único, que alberga un mar de coloridos volcanes inactivos y conos gastados.

Ya se han hecho innumerables comparaciones con un paisaje lunar. Pero, en realidad, los crudos paisajes de Timanfaya permiten al visitante imaginar el aspecto que pudo tener la Tierra cuando se formó.

¿Que ver en las Montañas de Fuego?

A Manrique se le atribuye haber diseñado el recorrido óptimo del parque. También diseñó el restaurante que se encuentra en la cima del Islote de Hilario, donde está el aparcamiento y el punto de recogida de autocares. El restaurante El Diablo ofrece unas maravillosas vistas panorámicas, especialmente impresionantes al atardecer.

La zona volcánica abarca unos 200 kilómetros cuadrados aproximadamente, donde actualmente duermen unos 300 volcanes. Digo que duermen, porque según las explicaciones que te darán descubrirás que todavía hay una gran actividad volcánica en su interior. Dicen que a apenas 10 metros bajo tierra las temperaturas en algunos sitios llegan a los 600º.

Los trescientos años transcurridos desde las erupciones de 1730-1736 no han permitido una gran erosión natural. Aunque el viento y el sol pueden hacer mella, los campos de lava, los mares de arena y los lapilli (los finos guijarros volcánicos negros) conservan un aspecto prístino. Por supuesto, a esto contribuye el hecho de que a los visitantes de Timanfaya no se les permite caminar por el parque, por lo que la erosión por pisadas o por vehículos todoterreno ha sido escasa.

Excursión entre volcanes

Parque Nacional de Timamfaya
Por su gran parecido al paisaje lunar esta zona protagonista de varias películas de ciencia ficción

La forma más clásica de conocer el Parque Nacional de Timanfaya es hacer el circuito guiado en autobús. Una vez llegas a la zona de aparcamiento dirígete a comprar tu pase.

Allí te explicarán donde subir al autobús que te llevará a recorrer el circuito entre volcanes. Dentro del autobús un guía te explicará la historia y curiosidades del lugar.

Los autocares, que recogen a los visitantes en el aparcamiento de Timanfaya, se abren paso hábilmente por el paisaje, en algunos lugares girando en curvas cerradas y asaltando los flancos del volcán más alto de Santa Catalina como si fuera una carretera normal.

Los conductores de los autocares detienen sus vehículos en numerosos puntos de la ruta para que los visitantes puedan contemplar adecuadamente la variedad de vistas que ofrece Timanfaya. También hay un comentario a lo largo del recorrido, proporcionado en inglés, español y alemán. Durante el mismo, un testigo presencial de las erupciones, el padre Curbelo, anotó en su diario los acontecimientos mientras observaba las erupciones desde su parroquia de Yaiza.

Pero aquí no acaba todo. Cuando bajes del autobús podrás ver una de las barbacoas más curiosas que he visto nunca. Dentro del restaurante el Diablo verás como cocinan gracias al calor que sale del interior de la tierra.

El calor justo debajo de la corteza terrestre sigue siendo tan intenso que el restaurante de Timanfaya utiliza una abertura en el suelo para asar toda la carne y el pescado que sirven a los comensales. Puedes entrar en la sala de la parrilla y experimentar el calor por ti mismo.

Cada cierto tiempo también te hacen una demostración donde vierten agua en unas cavidades y al rato esta sale despedida como si se tratara de un géiser. El espectáculo continua cuando hacen arder algunos matorrales que introduciéndolos en unos agujeros.

Paseo en camello en el Timanfaya

Hay otras formas de explorar este extraordinario lugar. Si te sales del parque por la carretera de Yaiza, hay un pequeño centro de visitantes a la derecha de la carretera, donde se puede dar un paseo en camello por la ladera de un volcán.

Los camellos son conducidos por un guía, con todos sus jinetes sentados en las sillas «inglesas» atadas a la espalda. Tienen un andar muy desgarbado, ya que mueven al mismo tiempo la pata delantera y la trasera del mismo lado del cuerpo; esta forma de andar explica el movimiento de balanceo que se puede ver o sentir cuando se experimenta este paseo.

Información para el visitante

Precio de las entradas

Aquí te dejo un listado con los precios actuales de la entrada al Parque Nacional de Timanfaya:

  • Adultos 12 € (Los residentes canarios tienen un 20% de descuento)
  • Niños de 7 a 12 años 6 € (Los menores canarios también tienen un 20% de descuento)
  • Residentes en Lanzarote 2 €

Para cualquier duda o consulta te dejo el teléfono de contacto 901 200 300.

Horario de acceso al Parque nacional del Timanfaya

  • El horario de acceso al Parque nacional del Timanfaya es de 09:30 y está abierto hasta las 15:45 de la tarde.
  • El horario recomendado de visita es a partir de las 13:00. Sobre todo si viajas por libre, ya que a esa hora la mayoría de los tours guiados han abandonado el parque. Otra opción es llegar a primera hora, antes de que se llene la zona.

Donde está el Parque Nacional de Timanfaya

El Parque Nacional de Timanfaya se encuentra en la zona oeste de la Lanzarote, en la zona también conocida como la región de las Montañas de Fuego. Concretamente en la zona volcánica está situada en los municipios de El Tinajo y Yaiza.

Como llegar a las Montañas de Fuego

Para llegar a la Montaña de Fuego puedes venir por Tinajo o por Yaiza. Yo te recomiendo ir desde Yaiza ya que la carretera que llega a Yaiza es mucho mejor.

Un vez en Yaiza tienes que coger por LZ-67 y seguir por esta carretera hasta llegar al desvío señalizado de Las Montañas de Fuego.

Mapa del Parque Nacional del Timanfaya


Breve historia de las erupciones volcánicas

Te hago un breve repaso de las últimas erupciones volcánicas sufridas en la isla para que te hagas un idea de lo que vas a ver. Una vez allí en alguna de las diferentes excursiones que hagas te explicarán con más detalle toda la vida volcánica del lugar.

La mayoría de los volcanes que verás se crearon durante las sucesivas erupciones que tuvieron lugar entre los años 1730 y 1736. Es el día 16 de abril cuando dan finalizadas las erupciones que acabarían arrasando más de un tercio de la isla.

Tal fue la magnitud de las erupciones durante estos años, que aunque no hubo muertos, muchos vecinos que habían cultivado con éxito la zona tuvieron que huir de sus casas, abandonando la isla por completo. Como consecuencia, muchos de los habitantes emprendieron viajes al Nuevo Mundo en busca de trabajo y una nueva vida.

La cantidad de ceniza y humo arrojada a la atmósfera fue tal que el sol prácticamente desapareció durante gran parte de ese tiempo. Tres pequeñas aldeas fueron tragadas por los ríos de lava, que fluyeron por el campo. Devastando lo que había sido una de las tierras más fértiles y productivas de la isla.

Después de este periodo la zona volvió a la calma hasta el 1824. Pero en esta ocasión solo hubo una única erupción y la zona volvió a la calma hasta ahora.

Decretado Parque Nacional

En el año 1974 con afán de proteger uno de los mayores asentamiento volcánicos se decreta Parque Nacional. El parque Nacional solo abarca un área de unos 50 kilómetros cuadrados. Esta área está realmente protegida y se prohíbe moverse por su interior.

Las importantes erupciones vividas y el buen estado de conversación de la zona han convertido este parque en el paraíso para los amantes al estudio del vulcanología.

Que más ver en Lanzarote

Además del Parque Nacional de Timanaya, Lanzarote esta lleno de lugares hermosos que visitar, por ese motivo te recomiendo que sigas mirando mi página sobre Lanzarote para que los conozcas todos. Antes de despedirme solo me queda pedirte un favor, y es que recomiendes esta página, para hacerlo solo debes hacer click en alguno de los enlaces a redes sociales que encontrarás a continuación. Muchas gracias por compartir y hasta la próxima.