Saltar al contenido

Mirador del Río

El Mirador del Río es otra de las muchas obras de arte de César Manrique nos ha dejado en Lanzarote. Ésta se encuentra completamente integrada en el entorno natural del Risco de Famara, un enclave donde poder disfrutar de unas de las mejores panorámicas de la Isla de La Graciosa.

Si te animas a visitarlo a continuación encontrarás toda la información necesaria para que disfrutes de tu visita.

Mirador del Río

Información para visitar el Mirador del Río

Horario de apertarura del Mirador del Río

  • El Mirador del Río abre de lunes a domingo de 10:00 de la mañana hasta las 17:00 de la tarde. Los meses de verano te recomiendo debido a la gran afluencia de público te recomiendo que vayas a partir de las 15:00.

Precio de las entradas

Aquí tienes un listado con los precios actuales de la entrada al Mirador del Río de Lanzatote:

  • Adultos 5 € (Los residentes canarios tienen un 20% de descuento)
  • Niños de 7 a 12 años 2,5 € (Los menores canarios también tienen un 20% de descuento)
  • Residentes en Lanzarote 1 €

Para cualquier duda o consulta te dejo el teléfono de contacto 901 200 300.

Donde está el Mirador del Río

El Mirador del Río se encuentra situado en lo alto del Risco de Famara, a unos 400 metros del nivel del mar. Al norte de la Isla de Lanzarote a pies de un imponente acantilado.

Como llegar al Mirador del Río

Para llegar al Mirador del Río lo primero tienes que dirigirte hacia la localidad de Ye. Una vez allí coge la carretera LZ-202 con dirección al Mirador. Esta curiosa carretera con dirección al Mirador del Río parece como si te lo llevará al fin del mundo.

Una enorme figura de hierro a medio camino entre un pez y una ave será la señal de que has llegado a tu destino. Ahora solo te queda aparcar el coche y disfrutar del Mirador.

Mapa de la ubicación

Breve historia del lugar


Un mirador es un lugar o punto elevado desde el cual puede contemplarse con facilidad un paisaje o un acontecimiento y este punto de vista particular, justo al final del Risco de Famara, a unos 479 metros de altura, se ha utilizado para este propósito (aunque de diferentes formas) durante muchos cientos de años.

Ya en el siglo XVI, los colonos españoles recién llegados a la isla utilizaban este lugar para vigilar a los piratas, que invadieron y saquearon la isla de forma continuada durante casi doscientos años.

En 1898 se añadió una pequeña fortaleza y una batería de cañones para disuadir cualquier incursión naval de los barcos estadounidenses, ya que España entró en guerra con Estados Unidos por la propiedad de Cuba.

Hoy en día, los cañones ya no existen y, nominalmente, custodian los tesoros de arte moderno que alberga el Castillo de San José en Arrecife. Sin embargo, la increíble vista sobre el pequeño estrecho de El Río hasta las islas del Archipiélago Chinijo sigue siendo la misma.

Otra obra de César Manrique

En 1974, César Manrique, junto con los arquitectos Jesús Soto y Eduardo Cáceres, decidió utilizar la antigua batería de cañones para un fin más pacífico.

Inicialmente, Manrique planeó crear un restaurante en el lugar, y las ventanas curvilíneas del Mirador son muy similares a las que utilizó más tarde cuando transformó el sótano del Castillo de San José en uno de los comedores más impresionantes de la isla.

Para crear un espacio adecuado para el restaurante, Manrique hizo excavar una gran sala en la cima del acantilado y creó un techo cubriendo con tierra y hierba las dos cúpulas utilizadas para la excavación, ocultando así inteligentemente el método de construcción.

En el interior, creó un estrecho y sinuoso pasillo blanco que da al visitante pocas pistas sobre la sorpresa visual que le espera. Este pasillo conduce a un gran espacio abierto de paredes blancas con suelo de madera, mesas y sillas. Este diseño minimalista garantiza que los ojos de los visitantes no se distraigan del auténtico festín que tienen ante sí.

Que se ve desde el Mirador del Río

Aunque todavía es posible comprar algún aperitivo y alguna bebida en el Mirador, no alberga el gran restaurante que Manrique había previsto inicialmente. En su lugar, el espacio está dedicado a enmarcar la fantástica vista de la isla de La Graciosa, a sólo mil metros de distancia, y las islas deshabitadas más pequeñas de Alegranza y Montaña Clara.

Inmediatamente después, los visitantes pueden ver la playa de El Risco, de difícil acceso, y las salinas, las más antiguas del archipiélago, que datan de la época romana.

El Mirador del Río es un logro arquitectónico realmente impresionante y fue alabado en su momento como uno de los edificios nuevos más importantes del mundo. En consonancia con la filosofía ecológica de Manrique, la estructura se integra sin esfuerzo en su entorno, a la vez que proporciona a los visitantes un auténtico revuelo.

El diseño tuvo tanto éxito que Manrique repitió el truco más tarde, creando una estructura similar, el Mirador del Palmajero, en La Gomera, la pequeña isla hermana de Tenerife.

Que más ver en Lanzarote

Como siempre espero que el artículo de hoy te sirva para organizar tu viaje a Lanzarote. Si la información aquí mostrada sobre el Mirador del Río te ha parecido interesante me gustaría pedirte que la compartieras, para hacerlo solo deberás hacer click en alguno de los enlaces a redes sociales que encontrarás a continuación. Muchas gracias por compartir.